Páginas vistas en total

jueves, 13 de septiembre de 2012

~Sinfonía de amor~ Capítulo 2.


-¿¡Cóomo que te vas a vivir a Londres!? ¡¿Me estás vacilando?!-Me dijo Chloe gritándome, muy alterada.
-Gorda… está decidido… lo siento… pero ya no puedo más… tengo 18 años… y no tengo fuerzas para nada… se que si me quedo aquí no tendré un futuro… Viviré sufriendo… Y no quiero. Se acabó.
-P.. pero… pero cómo te vas a ir..?-Me dijo Chloe con lágrimas en los ojos. –Sabes que eres mi mejor amiga… no quiero que te vayas… aquí hay muchas personas que te quieren… es una locura… Zoe por favor…
-Chloe, lo siento de verdad… Necesito que me apoyes en esto… Sabes que aquí no podré aguantar mucho más… aunque os tengo a todos vosotros… lo estoy pasando muy mal… además que sabes tan bien como yo que no me voy a poder pasar el resto de mi vida poniendo copas en un puto bar de borrachos y soportando las palizas e insultos de mi padre… Ahora tengo la oportunidad de empezar de cero… aunque esto no es un adiós neni. Sabes perfectamente que dijimos siempre. Tú, Noe, Steep, Nai, Estela… Todos dijimos y prometimos un siempre, y va a cumplirse, nunca me olvidaré de vosotros…-En ese momento una lágrima callo por mi mejilla, recordando todo lo que había vivido con todos ellos… mis amigos… esas personas únicas e irrepetibles que he tenido la suerte de poder encontrar…

Chloe rompió a llorar en ese mismo instante, y rápido me dio un gran abrazo. Se separó y se limpió las lágrimas.

-Está bien, no, esta noche no vamos a llorar, no voy a permitir que pases tus últimos días en pena eh! Hay que aprovechar y…
-Bueno… últimas horas…-Dije muy bajito, cortándole la frase a Chloe y bajando la cabeza.
-¿Cómo que “últimas horas”?
-El avión sale mañana por la mañana, muy temprano…
-¡Joder tía! ¿¡Pero cómo vas a despedirte de todos?! ¡No puedes irte sin decir nada so tonta!
-Ya lo sé pero… ¿Qué quieres que haga? … Puf…-Dije muy triste al saber que no iba a poder despedirme de ellos.
-¿Cómo que puf? ¡De puf nada! ¡Tú esta noche te vienes a dormir a mi casa! ¡Tus últimas horas aquí tienen que ser cojonudas! Pero a ver, ¿cuál es el plan? Es decir, tendrás que hacer la maleta, alquilar alguna casa allí, tener alguien a quien pedirle dinero por si ocurre algo,¿ porque tienes dinero no? ¡No puedes irte sin dinero! P…
 -¡Ooooye oye! ¡Tranquilaa Chloe!-Dije yo riéndome, haciendo que Chloe se riera también-Tengo bastante dinero ahorrado y los billetes ya los tengo, la casa ya la buscare cuando esté allí, al igual que algún trabajillo, y bueno, puedo ir a mi casa, hacer la maleta e irme a tu casa sin que mi padre me vea, porque no está, aunque no quiero que tus padres se enteren de que me voy tía…
-Tranqui tía, mis padres están de viaje, estaremos solitas. Esta noche tiene que ser una gran despedida, por lo menos con tu mejor amiga, que soy yo ;)-Dijo Chloe, con su típica sonrisa en la cara.-Bueno bueno, ve yendo a tu casa, a ver si va a llegar  tu padre, ¡Venga venga! Yo… yo te espero en la casa ¿vale? ¡Venga adiooos gordaa!-Me dijo mientras me daba un besito en la mejilla y se alejaba. Vi como cogía el móvil a toda prisa de su bolsillo.
-Bueno, pues, ¡a hacer la maleta!-Dije dirigiéndome en dirección a mi casa.

Llegué a mi casa en tan solo unos minutos, ya que el callejón que nos gusta esta muy cerca.
Entré y, efectivamente, no había nadie. 
Rápido subí a mi habitación y cogí mi maleta. Empecé a guardar ropa, pero sobre todo accesorios y complementos, gorros, collares, bufandas y esas cosas, porque tenía claro que el Londres iba a comprarme muuucha ropa, así que cogí unas cuantas camisetas, unos cuantos pantalones y jerséis, algún que otro abrigo y algunos pares de zapatos.
Cuando terminé con la ropa, fui a coger el álbum de fotos familiar, el antiguo, en el que salían mis padres felices. Eso siempre lo llevaré conmigo. 
Después mi guitarra. Mi querida y preciosa guitarra. Lo único que me quedaba de mi padre.
Por último mis cascos, mis magníficos cascos.
Cuando termine con todo, me encaminé hacia casa de Chloe. La verdad es que había sido una muy buena idea el quedarme en su casa, aunque me extraña muchísimo que haya cedido tan rápido a que solo me pudiese despedir de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada